La vida es hermosa no entiendo el veneno

de

Sofía Montes

Comisario: Jorge Cañete

Diciembre 2019

Chaque jour a son poison et, pour qui sait voir, son antidote.


Christian Bobin (Les ruines du Ciel, p.34, Gallimard, 2009)

¿Cuántas veces hemos visto interpretada la soledad? ¿Estás cansado? Yo también. Y el vecino. ¿Pero... Cuántas veces la sentimos? ¿Cuántas veces no sabemos que la estamos sintiendo? Esta simplemente es una exposición más. Porque hay tantos puntos de vista como gente mirando y yo... yo soy uno más.  Con mi mochila y mis zapatillas siguiendo hacia delante. Supongo que como todos. Queramos o no. El mundo sigue girando. ¿Te vienes?

A Marta. Por más gente como tú. 

Gracias. 

Sofía Montes

 

Sofía Montes comienza haciendo fotografía analógica desde que es pequeña. Tiene todas las Polaroids que han salido al mercado desde los 90, y de joven gracias a la influencia artística familiar, no tarda en coger una cámara réflex analógica. Siempre interesada en el inmenso mundo del blanco y negro, con tan solo 13 años aprende a revelar en un curso para mayores de edad, donde es aceptada únicamente por su carta de motivación.

En paralelo, no deja de creer y buscar plasmar creaciones e instantáneas. Crece junto al gran avance tecnológico de los teléfonos móviles y las cámaras digitales, pero rápidamente se enfoca en expresar a través de un simple móvil. Existió un momento en el que 2 megapíxeles eran suficientes. No busca calidad. Busca sentimiento.

Hace un año, tras haber estudiado y trabajado durante los últimos años con grandes profesionales en el sector y haber tanteado todos los terrenos que ofrecen las nuevas tecnologías, decide volver a sus orígenes. Con una snapshot en mano y un móvil en la otra, Sofía Montes presenta, por primera vez, la serie "La vida es hermosa no entiendo el veneno". Siete dípticos en los que se contraponen o responden fotografías en un lenguaje misterioso y poético; a todos nos corresponde ver las correspondencias…

 

Sus instantáneas son haikus urbanos que sintetizan la esencia y los vestigios del viaje de la vida, choques de una sociedad ultramoderna que destila, a pesar de su fascinación, un cierto veneno que provoca asfixia.

 

Pero no se equivoquen. Uno podría pensar que estos son detalles insignificantes de vidas destinadas a pasar desapercibidas en la soledad de las megalópolis deshumanizadas. Aquí es precisamente donde reside la fuerza y el poder de la mirada de la artista: a través de la intensidad del momento que capta con su teléfono móvil o su cámara, Sofía Montes santifica estos vestigios de la vida y subraya su respiración. Sin estos testigos, la vida sólo sería solitaria y es precisamente esta acumulación de detalles lo que formula su suero antiofídico: "la vida es hermosa” …


Sofía Montes vive y trabaja en Madrid.

Obras:

Tamaño: formato A3 (sin enmarcar)
Impresión digital sobre papel 200g
3 ediciones de cada obra
Numerada y firmada por el artista

Una obra original está disponible en el estudio INTERIOR DESIGN PHILOSOPHY si desea venir a verla.

Para más información sobre disponibilidad y precios (obras vendidas sin enmarcar, enmarcadas bajo pedido):


Galería de fotos de las obras disponibles (7 obras):